Cuando se requiere, preparamos planes de manejo de riesgos que sometemos a las autoridades reguladoras en apego a las regulaciones nacionales e internacionales. Preparando estos planes, preguntamos a un amplio rango de preguntas para que nos ayuden a manejar efectivamente los posibles riesgos relacionados con el uso de nuestras medicinas. Estos incluyen:

·         ¿Qué sabemos acerca de nuestros medicamentos, cuáles son sus riesgos conocidos y potenciales?

·         ¿Qué es lo que no sabemos y cómo queremos obtener la información para aprender más acerca de la seguridad de nuestros medicamentos?

·         ¿A cuáles pacientes se les debería prescribir el medicamento?

·         ¿A cuáles pacientes no se les debería prescribir?

·         ¿Qué debería la gente evitar mientras esté tomando la medicina, por ejemplo, otros medicamentos, ciertos alimentos, alcohol, etc.?

·         ¿Cómo planeamos proteger a los pacientes de riesgos o planeamos manejar los riesgos para mantenerlos dentro de un nivel aceptable?

·         ¿Cómo planeamos comunicar los riesgos a los profesionales de la salud y a los pacientes?